Blog

Últimos Post
Persona afuera de la escuela de derecho de la universidad de chile

Voces de la gratuidad

BRUNO CHACÓN,

22 AÑOS, ESTUDIANTE DE DERECHO, UNIVERSIDAD DE CHILE. CIEGO DE NACIMIENTO, ENTRÓ POR ADMISIÓN ESPECIAL.

Yo nací sin poder ver. De pequeño siempre opté por vivir el día a día, no preocuparme de qué iba a venir después. Eso siempre me pareció lo más fácil en una vida como la mía. Pero después pasé a la media y entendí que debía tener un plan. Sabía que tenía que estudiar, aunque no sabía muy bien dónde o cómo lo haría. Sólo sabía, ya cuando quedaba muy poco para salir del colegio, que quería ser abogado, pero no mucho más.

La primera vez que postulé, en 2015, no quedé por admisión especial en la Universidad de Chile, ya que los cupos eran muy pocos. Pero en 2016, cuando volví a intentarlo, justo se estaba empezando a implementar la gratuidad. Mi mamá, que trabaja como traductora de inglés, y mi papá, que traslada pacientes en el Hospital del Trabajador, no podían pagar mis estudios. Probablemente, como muchos otros, me hubiese tenido que endeudar. En ningún momento ellos me dijeron que no podía estudiar, pero yo sabía que iba a ser muy difícil.

A pesar de que estuve en el Lastarria, un liceo que busca prepararte para lo que viene después, la exigencia en la universidad nunca se logra dimensionar del todo, especialmente para nosotros los ciegos. En la biblioteca hay un escáner que lee automáticamente el texto y lo transforma en un audio para que podamos estudiar. Pero si no existiera eso, nos quedaríamos sin leer. Creo que la universidad y la sociedad han avanzado mucho en ese aspecto, en comprender que los ciegos también podemos estudiar.

Yo creo que es imposible olvidar el momento en que uno se da cuenta de que tiene la gratuidad. Porque es un alivio para todos. Recuerdo que en esa época estábamos solos con mi mamá, y mi papá nos ayudaba con lo justo para poder subsistir con mi hermana. Para mí era terrible pensar cómo lo íbamos a hacer porque ellos querían que yo estudiara, y yo también sabía que tenía que hacerlo. Pero sin la gratuidad yo no estaría acá.

 

En Qué Pasa, pueden leer la historia de los demás: Enlace

Font Resize
Cambiar Contraste