Blog

Últimos Post
En una casa, aparece una mujer, un hombre y un perro en silla de ruedas. Están sonriendo a la cámara.

Pareja crea emprendimiento que salva a perros en situación de discapacidad de la eutanasia

En Malasia los perros en situación de discapacidad o que son demasiado débiles para valerse por sí solos, a menudo son sacrificados para, supuestamente, “sacarlos de su miseria”. Esta pareja espera convencer a las personas de que no abandonen a los perros con discapacidad, sino darles la oportunidad de vivir libremente usando sillas de ruedas.

En lugar de ser enviado a dormir con eutanasia, el perro parapléjico llamado Frosty encontró una nueva oportunidad de vida cuando Wong Che Wey y Cheng Yee Leng lo adoptaron en agosto de 2017. “Nos encontramos con él en Facebook, necesitaba ser reubicado mientras arrastraba las patas traseras, causando daños severos a su piel”. 

Con la intención de darle a Frosty la oportunidad de una vida mejor, la pareja buscó un aparato que le permitiera a Frosty moverse libremente: una silla de ruedas para perros. “Mientras buscaba una silla de ruedas para perros en la red, descubrí que todas eran muy caras”, dijo. 

Fue entonces cuando Che Wey decidió flexibilizar sus conocimientos de carpintería y construir una él mismo, modelando una silla de ruedas para perros con tubos de PVC y ahorrándose algo de dinero ganado con tanto esfuerzo. “Me tomó dos semanas de prueba y error antes de decidirme por el diseño correcto”, dijo Che Wey. “Luego, el 5 de diciembre del año pasado, decidí abrir una página de Facebook para llegar a más perros discapacitados”.

Hoy, Che Wey dirige Dog Wheelchair Malaysia como un negocio paralelo en línea junto a su esposa Cheng Yee Leng fuera de su hogar en Klang, con Che Wey trabajando a tiempo completo como entrenador técnico certificado por el Centro de Formación de Aprendices de Mercedez-Benz Malasia.

“No tenemos experiencia previa en la construcción de sillas de ruedas para perros, pero nos encanta hacerlo de manera amateur”, explicó Che Wey. “Construyo las sillas de ruedas y mi esposa se encarga de los arneses y las correas”.

Una nueva oportunidad de vida

Aunque para muchas personas en Malasia lo más fácil es darle eutanasia a los perros con alguna discapacidad, a menudo citando la mala calidad de vida como la razón, Che Wey cree que todos los perros deberían tener una oportunidad de pelear. “La mayoría de estos perros discapacitados están siendo abandonados o dormidos”, explicó. “Pero dales ruedas y pueden moverse libremente como los demás”.

Todas las sillas de ruedas hechas por esta pareja están hechas a mano y hechas a medida para adaptarse a cada perro individual, y la pareja trabaja según las medidas proporcionadas por los dueños de perros. A veces, Che Wey incluso viaja para reunirse con los clientes para solicitar accesorios y ajustes.

“Cada vez que construimos y equipamos a un perro con silla de ruedas, vemos su felicidad al poder moverse libremente, y esa sensación no tiene precio”.

Fuente: vulcanpost.com

Font Resize
Cambiar Contraste